COCAÍNA Y HEROÍNA SON LA PRIMERA CAUSA DE INFARTO CEREBRAL

Posted on 15 septiembre 2007

0


BARCELONA, España.-El consumo de cocaína y heroína es la primera causa de infartos cerebrales en menores de 25 años, según el director de neurología del hospital Sant Pau de Barcelona, Rafael Blesa, quien hoy presentó NEO’07, la Bienal Multidisciplinar de Neurociencia.

Blesa explicó en rueda de prensa que el daño cerebral tras el consumo de drogas es evidente aunque no depende de una u otra droga, sino de la vulnerabilidad del individuo, la pureza de lo que toma o cómo se administra, entre otros factores.

Según diversos estudios, las personas que consumen cocaína tienen el doble de riesgo de presentar una hemorragia cerebral, mientras que la probabilidad de sufrir un infarto cerebral es cinco veces mayor entre las que optan por las anfetaminas.

También alertó de que con el consumo de drogas crecen los problemas cardiovasculares sin causa aparente, y son frecuentes cambios en el ritmo cardiaco por el uso y abuso de sustancias como la cocaína, que conducen al usuario hasta las urgencias de un hospital porque ponen en situación de galope al músculo cardiaco y piensan que van a morir.

Para este experto, es necesario incorporar al debate social que el daño cerebral es una variable real entre los jóvenes que consumen drogas y que este problema existe, aunque la realidad es que la percepción de riesgo por el uso de estas sustancias es muy baja entre la población.

En la presentación de NEO’07, -donde especialistas en neurociencia, psiquiatría y geriatría debaten sobre cómo innovar en el diagnóstico y tratamiento a pacientes con estas patologías que suponen el 20 por ciento de las consultas de atención primaria-, se habló también de la castración química para violadores reincidentes.

Se trata de un tratamiento que, según los expertos, no es definitivo.

A la reunión asisten científicos internacionales, entre los que figuran Craig C. Mello, premio Nobel de Fisiología y Medicina en 2006 por sus trabajos sobre los mecanismos fundamentales para el control del flujo de la información genética; y Rodolfo R. Llinás, catedrático de Fisiología y Neurociencia de la Universidad de Nueva York.

Anuncios
Posted in: Uncategorized