OPINION: ANTONIO PEÑA MIRABAL

Posted on 8 febrero 2008

0


POR ESO AFUERA ESTAN
Hace unos días, una comitiva del Partido Revolucionario Dominicano, PRD, encabezada por su Secretario General, Orlando Jorge Mera, entregó a la presidenta del Colegio Dominicano de Periodistas, CDP, un legajo de documentos mediante los cuales denuncian, que supuestamente en el gobierno del Dr. Leonel Fernández Reyna “la libertad de prensa y la pluralidad informativa están objetivamente amenazadas”. Nunca como ahora el país había gozado de una diversidad de programas de opinión tanto televisivos como radiales y digitales, lo que desmiente la preocupación expresada por el PRD. Confunden los dirigentes perredeístas las oportunidades competitivas que otorga el ejercicio del poder en un país como el nuestro, con lo que sí hizo su último gobierno en perjuicio de las libertades públicas en el país.

Hay tantos programas de opinión en el país hoy día, que los periodistas graduados de nuestras universidades no dan abasto para llenarlos, y han tenido que ser ocupados por profesionales de otras áreas. Tenemos médicos, abogados, ingenieros, contadores, administradores de empresas, agrónomos, economistas, sociólogos, publicistas, bioanalistas, etc., haciendo opinión, distinta de sus áreas profesionales, en la televisión y la radio del país. Hay muchos de estos profesionales que van a esos programas a despotricar contra las autoridades del gobierno, haciendo a veces un uso abusivo de esos medios. Otros, son defensores de las líneas programáticas del gobierno, a lo cual tienen el mismo derecho de quienes se encargan de desmeritar las acciones gubernamentales.

Esa es la democracia y a ella debemos acostumbrarnos, se esté en el gobierno o se esté en la oposición. Si se realizara un inventario de la cantidad de programas de opinión política que existen en todas las emisoras de radio y canales de televisión UHF y VHF, los amigos del PRD tendrían que retirar el documento entregado al CDP, porque, si son honestos y respetan la verdad, se encontrarían que son miles los programas en que a diario se critican, mofan, cuestionan, etc., las iniciativas del gobierno.
Entonces no es verdad que en la actualidad en la República Dominicana estén amenazadas la libertad y pluralidad informativa. Que a un periodista determinado el gobierno le retire la publicidad gubernamental, en modo alguno puede catalogarse como un atentado a la opinión pública.
El gobierno coloca su publicidad, a igual que el empresariado nacional, donde entienda que esta representa una inversión y no un gasto más. ¿Y quién le ha dicho al PRD que utilizar las influencias que da el poder en nuestro país para lograr opiniones favorables en los medios hacia la acción gubernamental, representa un atentado a la pluralidad y la libre expresión? Eso no es más que un sofisma producto de la incapacidad de la dirección del PRD y de los estrategas de su candidato, para generar opiniones y temas que acaparen la atención de la ciudadanía.
Aquí se laceró el derecho a opinar cuando desde el mismo gobierno del PRD-PPH, se dieron órdenes precisas para conducir ante los organismos investigativos del estado, al periodista Julio Martínez Pozo, por sus comentarios y cuestionamientos a acciones del pasado gobierno. Eso sí fue un atentado a la libre expresión, eso sí fue un atentado a la pluralidad informativa.
De igual manera, cuando se le ordenó desde el gobierno del PRD-PPH al director de entonces del DNI, para interrogar al periodista Marino Zapete por sus comentarios y críticas, eso sí constituyó una violación flagrante a las libertades públicas y al derecho a disentir del gobierno que tiene cualquier ciudadano dominicano.
Cuando dos comunicadores montecristeños se atrevieron a realizar en su programa radial una encuesta de popularidad entre el entonces candidato-presidente Hipólito Mejía y el diablo, la cual fue ganada por este último, esos dos humildes jóvenes comunicadores fueron conducidos a Santo Domingo, donde se les interrogó y se les intimidó por tal atrevimiento.
Eso sí es un atropello a las libertades públicas señores del PRD. ¿Es que ya se les olvidó todo eso? El PRD no tiene razón cuando pretende endilgarle al presidente Leonel Fernández conductas del presidente Hipólito Mejía. Esos fuegos de artificios no calan en la población, porque cuando ella compara el pasado con el presente, la distancia y diferencia es abismal.
Ya la población no es tonta, mucho menos estúpida para confiar en gente que tratan de embobarla, gente que quieren ahora que están en la oposición acusar al gobierno del presidente Fernández de todas las diabluras que hicieron cuando les tocó gobernar. Por eso afuera están, y por eso afuera quedarán.
Anuncios
Posted in: Uncategorized