HIPOLITO OTRA VEZ EN LA ARENA

Posted on 23 abril 2008

0


Por Antonio Peña Mirabal

La participación del ex-presidente de la república, agrónomo Hipólito Mejía, en la campaña del Ing. Miguel Vargas Maldonado, cuando faltan pocos días para que culmine el proceso electoral que escogerá al presidente que regirá los destinos del país durante el cuatrienio 2008 – 2012, constituye una muestra de debilidad de la candidatura del partido blanco.

La mayoría de las encuestas creíbles que se han realizado en los últimos meses en el país, asignan una puntuación al Ing. Vargas Maldonado por debajo de la alcanzada por el agrónomo Mejía en las elecciones presidenciales del 2004, lo que implica un descenso de la aceptación del PRD en la sociedad dominicana, lo que posiblemente saque del closet a mucha gente de ese partido que fue enviada allí por el desgobierno del período 2000 – 2004.

Tener que apelar a esta altura de la campaña al ex presidente Mejía, indica con claridad el estado de alarma que cunde a esa organización política, debido al pobre desempeño de su candidatura presidencial. Hasta hace poco la campaña del partido blanco tenía como eje principal los medios de comunicación y los contactos sectoriales y personales del candidato, dejando atrás la práctica histórica de esa organización de movilización de las masas.
El PRD se caracteriza por haber sido el partido político que introdujo al país en la época post dictadura trujillista, la movilización del pueblo para la obtención de conquistas sectoriales y sociales. Al parecer, el haber relegado a importantes dirigentes históricos del PRD, del comando de campaña del Ing. Vargas Maldonado, y ocupar sus puestos personas amigas del candidato sin las destrezas y habilidades que requiere una campaña política presidencial en el país, es parte del fracaso de esa candidatura.

La inclusión de Hipólito al proceso electoral junto al retorno a las grandes movilizaciones de masas, (marchas en Santo Domingo y Santiago, una nacional y otra regional, con pocos días de diferencia), es una muestra de que se está retornando lo que es la historia de ese partido y un reconocimiento a que el invento de querer replegar a la organización constituyó un rotundo fracaso.

Con la presencia de Hipólito en la campaña, más que buscar votos en pos de Miguel, lo que se busca es reactivar al PPH, porque en lo que ya se está pensando en ese partido, no es si hay posibilidad de ganar o no las elecciones, porque sus principales dirigentes saben perfectamente que es imposible descontar en el poco tiempo que resta de campaña, la ventaja que le lleva a su candidato, el candidato del PLD, por tanto, lo que ahora está en juego en esa organización es quién se queda con el control del partido una vez concluido el proceso electoral.

Quien tenga el control de la organización dirigirá el proceso de medio término del 2010 e impondrá el candidato presidencial en el 2012, y de seguro que Hipólito sueña con volver a ser candidato nuevamente, para lo cual necesitará diputados y senadores que respondan a ese sueño y estén dispuestos a producir una nueva reforma constitucional que habilite al líder del PPH.

La presencia de Hipólito en el escenario electoral a quien más favorece es al candidato del PLD, debido a que todavía el pueblo dominicano no olvida el desastre ocurrido en el país durante los cuatro años de su gobierno. Es una oportunidad que tiene el PLD para que su candidatura siga creciendo en el mercado electoral.

Hipólito viene a recuperar su espacio a costa de la candidatura presidencial de su partido. Hasta el momento había actuado con cautela, pero visto el desastre electoral que le espera a su organización, necesita reactivarse, para en la debacle que viene reaglutinar sus fuerzas y tomar el control del PRD. La principal amenaza que tiene por delante el PRD es el de la división una vez concluya el actual proceso electoral. Eso de mandar a sus casas a los viejos dirigentes y entregar la conducción de la campaña a personas que nunca habían pasado por esa experiencia, es al parecer, el detonante de la crisis post electoral que le espera a esa organización.

Quienes dirigen el marketing electoral no necesariamente son los que tienen las habilidades para dirigir al partido, y al parecer en el PRD, los que han llegado ahora con Miguel Vargas pretenden enquistarse en los mandos de dirección de ese partido a costa de dirigentes con decenas de años de experiencia y entrega total a la causa del partido blanco.

Hipólito se ha dado cuenta de ello y ha decidido no ser un espectador de lo que viene, él será un factor fundamental y por eso ha salido del closet en el que estuvo guardado por muchos meses, dispuesto a recuperar su espacio sin importarle en nada la suerte que corra la candidatura del Ing. Miguel Vargas Maldonado.
Anuncios
Posted in: Uncategorized