UN MOMENTITO CON MIGUEL

Posted on 6 enero 2009

0


Por Miguel de Jesús

Comerciantes Dominicanos. ¿Ladrones, estafadores o abusadores?

Los principales alimentos de la canasta familiar aumentaron de precios, a pesar de las más de 10 rebajas experimentadas por los combustibles, excusa de esos abusadores disfrazados de empresarios honestos para las alzas.

¿Ahora que alegarán esos enemigos de la clase pobre? Nuestro Presidente viene reclamando vía el Secretario de Estado de Industria y Comercio que los establecimientos comerciales dispongan una rebaja sustanciosa en sus productos.

Es posible que esos agiotistas, no se hayan enterado que el Petróleo, soya y Maíz en los mercados internacionales están bajando sus costos, ellos no bailan la balada del amor, solo brincan con el ritmo del abusador.

Me gustaría saber si un maeño de nombre Iván García, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, se siente orgulloso de dirigir al grupo de especuladores abusivos que sin riesgos obtienen lucros inmoderados en perjuicio de terceros.

Que nos diga García si es el truhán mayor, o acaso es el sacrificado comerciante con deseos de que su clase vista el traje de la descencia, estamos Jaaartos con J y no con H, de tanta indolencia para cargarle el muerto al gobierno central.

¿Acaso la Federación y Asociaciones de Comerciantes mayoristas y detallistas, reencarnaron en Alibabá con la diferencia de que ahora tienen mas de 40 ladrones vestidos de santurrones?

Que paren ya, los abusos, estafas y engaños de los comerciantes inecruspulosos convirtiendo en victimas a los consumidores, ha lo mejor tatica la virgencita rodeada de oro que habita en la Basílica de Higuey los ilumina.

Leonel Fernández ha dado clara señal del deseo de eliminar la tempestad del amanecer, levantando con su voz los soles de un país decidido a caminar la ruta del progreso, pero hay grupos empeñado en empañar la claridad.

Señor Iván García, callar lo convierte en cómplice por omisión, no merecemos como pueblo bueno tantas desgracias, unamos esfuerzos y voluntades, para disfrutar el dardo dulce de las flechas de unos ojos claros.

Reverenciemos el trabajo honrado del obrero, de los que menos tienen, así, sin mayor esfuerzo los comerciantes podrán decir como el General Espada de la Restauración, Gregorio Luperon,”somos dominicanos y por raza y por orgullo”

Anuncios
Posted in: Uncategorized