TAMBORIL CONTINUA LEVANTANDOSE DEL LODO

Posted on 10 febrero 2009

0


Autoridades de la provincia acuden a las familias damnificadas
SANTIAGO- Dos personas heridas, mil desplazados, tres viviendas destruidas, al menos 500 casas afectadas y decenas de negocios cubiertos por el lodo, es el panorama de este lunes el municipio de Tamboril, afectado el domingo por la crecida del río Licey, que inundó la parte céntrica del pueblo.

Aunque no se han cuantificado los daños materiales, se estima que las inundaciones provocaron pérdidas millonarias a los moradores y comerciantes de Tamboril, debido a que decenas de colmados, supermercados, polleras y fábricas de cigarros aún están este lunes bajo el lodo.
Las zonas más afectadas por la riada son La Cacata, Carlos Díaz, Capellán y la parte céntrica del pueblo de Tamboril, ubicado al norte del Santiago cerca de la Cordillera Septentrional.
Propietarios de pequeños y grandes negocios, así como las familias afectadas hacían ingentes esfuerzos para adecuar sus locales, mientras las brigadas se limpieza se mantienen en las calles en procura de despejar las vías que fueron obstruidas por los escombros y el lodo arrastrado por la crecida del río.
El gobernador de Santiago, José Augusto Izquierdo, dijo cerca del mediodía de este lunes que encabezaba una comisión del Gobierno que lleva ayudas a los afectados.
El funcionario explicó que se trabaja en un levantamiento para determinar la magnitud de los daños provocados por las inundaciones.
“Vamos aquí con comida seca para ser repartida en la zona de mayor problemas y luego estaremos llevando colchones, cobijas y otros elementos que sean necesarios para socorrer a las personas que perdieron sus ajuares por la riada”, detalló el gobernador, quien aseguró que las familias con dificultades y afectadas son 500.

“Ahora les llevamos comida seca, arroz, habichuela, leche, avena, azúcar, sal, espagueti, salsa y se ha reforzado el hospital con personal médico y medicamento para atender a las personas que lo ameriten”, afirmó el gobernador.

La riada de Tamboril fue similar a la ocurrida el 22 de agosto del 2005, pero esta vez se prevé que los daños sean menores, debido que las personas han estado pendiente a los llamados de alertas de las autoridades y sobre todo porque el desbordamiento se produjo en hora de la mañana.
El síndico de Tamboril, Franciso Álvarez, indicó que la situación del municipio es emergencia, pero aseguró que varias instituciones del Gobierno y del sector privado han llevado apoyo.
De acuerdo con Álvarez, diversas entidades privadas contribuyen desde la noche del domingo para limpiar las zonas más afectadas y regresar el pueblo a la cotidianidad.
Sobre la cuantificación de los daños, afirmó que aún no se puede establecer números, pero advierte que las pérdidas materiales significativas.
Este lunes además de las brigadas municipales, los cuerpos de socorro y los equipos enviados por el Gobierno, las familias y dueños de negocios afectados tratan de limpiar sus espacios y salvar algunas pertenencias.
“Lo más importantes es la limpieza del pueblo, ya que los puente están totalmente limpios”, aseguró Álvarez.
En Santiago también se atenderán a cientos de familias que por asuntos preventivos fueron evacuadas el domingo de los barrios Rincón de Oro Rafey, Hoyo de Bartola, La Delgada Villa González y otras zonas propensas a inundaciones y deslizamiento de tierra.
El desagüe de la presa de Tavera, que el domingo era de 550 metros cúbicos por segundos, fue reducido este lunes a 350 metros cúbicos por segundo, según las informaciones oficiales.
Las autoridades de socorro en Santiago advirtieron este lunes a los moradores de las zonas de peligro de los pueblos del Noroeste, como Castañuelas, Guayubín, Palo Verde y otros, mientras que el tránsito por la carretera turística Gregorio Luperón-La Cumbre, ha sido suspendido por los derrumbes.
FUENTE: Clave Digital
Anuncios
Posted in: Uncategorized